Bun de coco al vapor

La metilcelulosa (E-461) es un aditivo alimentario que se prepara a partir de la celulosa, principal polisacárido de la madera y las estructuras vegetales.  Se utiliza como aditivo alimentario con funciones de agente emulsionante, espesante y estabilizador en diversos productos alimentarios de confitería, repostería, productos panaderos, sopas, salsas y otros.

La metilcelulosa figura en la categoría de aditivos alimentarios permitidos con carácter general en el productos alimentarios sin especificación de un nivel máximo de uso, y de acuerdo con las buenas prácticas de fabricación, según el marco legal europeo sobre aditivos alimentarios que establece en Europa una lista positiva de aditivos autorizados para usos alimenticios.

Deja un comentario