Chips de Calabacín

Chips de Calabacín

Ingredientes

1 calabacín

Aceite de girasol

Sal

Preparación

Precalienta el horno a 225 grados, utiliza papel de aluminio poniéndolo en la bandeja de horno y que haga de antiadherente. A continuación, rocía el papel de aluminio con aceite de girasol.

Continúa lavando el calabacín muy bien para que no queden restos de suciedad. Con la ayuda de un cuchillo corta el calabacín en rodajas finas, aproximadamente del grosor de una moneda para que tenga el grosor ideal cuando esté horneado. Coloca las rebanadas en la bandeja y con la ayuda del aceite de girasol ve impregnando las rodajas de calabacín. Añade ahora un poco de sal y deja que el calabacín la absorba.

Es el momento de jugar con los condimentos: es una receta que tiene posibilidades infinitas, por lo que puedes añadir cualquier especia.

Coloca ahora bien las rodajas en la bandeja e introdúcela en el horno. Hornea durante aproximadamente 40 minutos, siempre dependerá de la potencia del horno que se utilice para esta receta. Cuando veas que las rodajas de calabacín se han convertido en chips notarás que se han dorado y estirado. Saca la bandeja del horno y deja que se enfríen al menos dos horas para que cojan esa textura crujiente.

Deja un comentario