Chuletón…

 

La carne tiene alto valor nutritivo, elevadas cantidades de proteínas, vitaminas del grupo B, y de minerales como el hierro, el zinc, el manganeso y el selenio. Cuando la carne se cocina ve alterada un poco su composición. La cantidad de vitaminas se reduce un poco, pero los minerales más o menos siguen igual como el hierro pero el potasio, el sodio y el fósforo se pierden. Si comiésemos la carne cruda, como por ejemplo en un carpaccio, nos alimentaría muchísimo más.

La carne hay que consumirla sabrosa, jugosa y que no se nos quede seca. La carne nunca se sala antes de hacerla porque debido a la sal se expulsan todos los jugos de la carne, y eso no debe ocurrir. Es mejor hacerla, y una vez que está hecha, salarla.

Para este tipo de carnes de gran calidad como el chuletón, se recomienda salarla con sal gorda porque va a absorber la sal necesaria y va a estar más sabrosa porque vamos a poder morder la sal.

Con este tipo de carne es recomendable atemperarla antes de hacerla, porque si se saca del frigorífico y se hace, se puede quedar por dentro cruda y fría. Atemperándola, el calor le llegará antes al interior.

¡Nunca se lava la carne con agua! Simplemente si es necesario, se le pasa un trapo húmedo y se cocina.

Fuente: canalcocina.es

Deja un comentario