Pie de frutas rojas

Ingredientes:

Para la pasta azucarada (pâte sucrée):

  • 300 g harina
  • 165 g de azúcar glas
  • Una pizca de sal
  • 60 g de almendras en polvo
  • 300 g de mantequilla muy fría
  • 60 g de huevos batidos
  • Una cucharada de vinagre

Para el pie de frutas rojas:

  • 650 g de frutas rojas frescas (fresas, moras, frambuesas, etc.)
  • 175 g de azúcar
  • 35 g de maicena
  • Un par de pizcas de nuez moscada
  • Un par de pizcas de canela en polvo
  • Una o dos cucharadas de crème fraîche
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de uno o dos limones

Elaboración:

Para la pasta azucarada:

  • Mezclamos en un cuenco grande la harina con el azúcar, la pizca de sal y la almendra en polvo.
  • Añadimos la mantequilla en pequeñas nueces frotándola con la harina entre los dedos.
  • Cuando tengamos la mantequilla completamente incorporada añadimos poco a poco el huevo batido mezclado con el vinagre hasta poder juntar la masa y formar una bola. No es necesario que echemos todo el huevo, solo lo necesario para juntar y hacer la bola de masa.
  • Tapamos el cuenco con papel film y lo guardamos en la nevera durante al menos dos horas, mejor si es toda la noche.

Para el pie de frutas rojas:

  • Encendemos el horno a 180º C. y extendemos con un rodillo la mitad de la pasta azucarada.
  • Cubrimos el fondo y unas tres cuartas partes de los bordes del molde corazón para hacer la base. Metemos en la nevera 20 minutos.
  • Sacamos el molde de la nevera, cubrimos con papel de horno y ponemos pesos, o legumbres secas, para evitar que la masa suba o que los bordes se caigan cuando hagamos el prehorneado. Horneamos 10 minutos o hasta que veamos que la superficie de la masa esté seca. Retiramos del horno, quitamos los pesos y dejamos enfriar.
  • En un cuenco grande mezclamos las frutas rojas con el azúcar, la maicena, las especias, la pizca de sal, la ralladura y el zumo de limón, y la crème fraîche.
  • Rellenamos la base prehorneada con las frutas rojas.
  • Extendemos la otra mitad de pasta azucarada sobre la encimera previamente espolvoreada con harina y cortamos corazones de diferentes tamaños usando los cortadores de corazón.
  • Cubrimos gran parte del relleno con los corazones empezando con los más grandes, por los bordes, y disminuyendo el tamaño de los corazón conforme vayamos llegando al centro de la tarta. Dejamos sin tapar el hueco central. Metemos en la nevera 20 minutos.
  • Pincelamos con huevo batido y horneamos hasta que la superficie esté dorada, y el centro haya empezado a hervir.
  • Retiramos del horno, colocamos sobre una rejilla y cuando esté frío lo espolvoreamos con un poco de azúcar glas, y lo servimos.

 

Deja un comentario