Archivo de la etiqueta: Mar

Hambuguesa de pulpo…

250 gramos de carne de pulpo picada

50 gramos de cebolla picada

1 huevo fresco

20 gramos de pan rallado

15 mililitros de aceite de oliva

1 gramo de pimienta

sal al gusto

Preparación:


En un bol de cocina ponemos la carne de pulpo bien picada, le echamos la pimienta y la sal a nuestro gusto y reservamos. A continuación echamos la cebolla picada sobre la carne, incorporamos el huevo bien batido y el pan rallado.

Nos queda mezclar todo muy bien con una cuchara de madera y cuando esté listo lo repartimos en dos partes y procedemos a formar dos hamburguesas que reservaremos en un plato de cocina.

Para terminar ponemos una plancha de cocina en el fuego y hacemos en ella nuestras hamburguesas que impregnaremos por sus dos lados con un poco de aceite de oliva para que no se peguen y podamos hacerlas por sus dos lados hasta que estén bien doradas y listas para servirlas a nuestra mesa.

Percebes y otros bichos de mar…

El percebe (Pollicipes pollicipes) es un crustáceo cirrípedo de la familia Scalpellidae que crece sobre rocas batidas por el oleaje. Se alimenta por filtración, ya que, debido a su carencia de extremidades, permanecen inmóviles adheridos a las rocas toda su vida adulta.

Se explota sobre todo desde Galicia y Asturias, Cantabria, País Vasco, Portugal y Francia (especialmente en Belle Isle), siendo la costa gallega uno de los mejores lugares para esta especie, que constituye un producto típico de su gastronomía. Se recoge manualmente en las rocas situadas en la zona intermareal de las rías, acantilados, islas, etc., con riesgo considerable para los operarios, localmente llamados percebeiros en gallego o lanpernariak en euskera. Mientras que en todo el Mar Cantábrico es una pesquería con un importante número de mariscadores.

La forma más habitual de consumir percebes es cociéndolos en agua con sal, al ser posible marina, durante apenas 2 minutos, enriqueciendo la cocción con una hoja de laurel. También se pueden freir a la plancha.

La parte comestible es la que forma el pedúnculo. Su equivalente comestible americano es el picoroco.

 

Pulpo a la gallega…

Ingredientes
  • 1 kg de pulpo*
  • 2 patatas
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • sal en escamas
  • pimentón dulce

* Para que la carne de pulpo quede más tierna, conviene congelarla durante 24 horas para que se le rompan las fibras musculares. Descongelar unas horas antes de cocinarlo.

Elaboración

Pela las patatas y ponlas a cocer en una cazuela con agua hirviendo y un poco de sal.  Escurre, córtalas en rodajas y reserva.

Asusta el pulpo 3 veces en una cazuela grande con agua hirviendo (meter y sacarlo del agua, sujetándolo por la cabeza; hasta que se encoja). Después, introdúcelo definitivamente y cocina durante 30 minutos. Deja atemperar y córtalo en trocitos con la ayuda de unas tijeras. Reservar.

Para servir, pon en la base de un platillo de madera las rodajas de patata y coloca encima los trozo de pulpo. Aliña con un buen chorro de aceite de oliva y espolvorea con pimentón dulce. Sazona con sal gorda.

 

Chipirones en su tinta

Ingredientes:

  • 500 gr de chipirones
  • 2sobres de tinta de chipirón
  • 1 tomate maduro.
  • 2 cebollas grandes.
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 pedazo de pan duro.
  • Aceite de oliva y sal

Preparación:

  1. En una cazuela honda sofreímos en aceite de oliva la cebolla picada en juliana, junto al ajo laminado, y el tomate picado fino. Dejamos al fuego hasta que se poche la cebolla.
  2. Picamos el pan duro y lo añadimos a la cazuela lo dejamos unos minutos hasta que se junte todo bien.
  3. Mezclamos la tinta de los chipirones con el vino blanco y lo añadimos a la cazuela. Cocemos durante media hora. Después lo pasamos por la batidora hasta obtener la salsa cremosa y sin grumos.
  4. Ahora limpiamos los chipirones y los añadimos a la cazuela.  Cocemos de 15 a 20 minutos y ya tenemos listos nuestros chipirones en su tinta fáciles.

Mmmm algo para probar… Mejillones al estilo de Bruselas con patatas fritas

Es el plato más popular de Bélgica y hace furor en toda la costa atlántica francesa. Los ‘moules-frites’ son mejillones de talla pequeña acompañados de patatas sometidas a una doble fritura.

Ingredientes (4 personas):
  • 2 kg de mejillones
  • 3 patatas
  • 1 rama de apio
  • 1 cebolleta
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 copa de vino blanco
  • 150 ml. de leche evaporada
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • perejil
Elaboración de la receta de Mejillones al estilo de Bruselas con patatas fritas:

Funde la mantequilla en una tartera con una gotita de aceite. Pica en dados pequeños el apio y la cebolleta, y añádelos. Rehoga brevemente y añade una pizca de pimienta. Vierte el vino blanco y deja reducir. Añade la leche evaporada y remueve.

Limpia los mejillones, retirando las barbas y cualquier concha que puedan tener adherida a la cáscara. Añade a la tartera, tapa y deja cocer durante 5 minutos, para que se abran.

Pela las patatas, córtalas en bastones y fríelas en una sartén con abundante aceite caliente. Añade unas ramas de perejil. Escurre sobre un plato forrado con papel absorbente de cocina. Salpimienta.

Sirve los mejillones acompañados de las patatas fritas y espolvorea con perejil picado por encima.

Consejo:

El apio es un vegetal que se puede congelar si se escalda previamente durante unos 3 minutos, aunque al descongelarlo pierde su textura crujiente.

Según los belgas que los ‘moules-frites’ son  afrodisiacos, acompañados de una buena cerveza creo que será un buen toque…

Pulpo…

El pulpo a la gallega (en gallego polbo á feira) es un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España. Se trata de un plato festivo elaborado con pulpo cocido entero (generalmente en ollas de cobre) que está presente en las fiestas, ferias y romerías de Galicia y El Bierzo (León), de ahí su nombre «á feira«. La cocción se realiza tradicionalmente por las polbeiras4 (palabra que designa a las pulperas en gallego), suele servirse en la actulidad frecuentemente como tapa.

El plato consiste en pulpo limpio de sus vísceras y que es cocido entero durante algún tiempo (preferiblemente en una olla de cobre) con el objeto de ablandar su carne, a veces es congelado unos días antes con el objeto de ablandar el nervio, otras es golpeado varias veces contra una superficie. Por regla general el «cocido» del pulpo se hace tres veces, es decir se introduce en agua hirviendo durante escasos segundos y se saca, así tres veces. A esta técnica se la denomina «asustar» y ayuda a que conserve su piel una vez que esté cocido. Luego se deja cocinar en el agua hirviendo durante una cantidad de tiempo determinada según el origen del pulpo y su peso.

El pulpo bien cocido conserva todavía su piel, por esta razón se le deja reposar al aire un cuarto de hora antes de ser servido. La operación de cocido sobre ollas de cobre es tradicional que sea hecha por mujeres al aire libre y que en lengua gallega se denominan polbeiras . En algunos pueblos se asigna un domingo de cada mes para las pulperas, sobre todo en la provincia de Orense, y ellas lo cocinan en la calle para la gente que quiera degustarlo. En la actualidad se suele congelar pues está más blando.

Tras la cocción es cortado mediante unas tijeras en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente; es servido espolvoreado con pimentón en su superficie. Dicho pimentón es usualmente dulce pero también se lo mezcla con pimentón picante. En algunas ocasiones, también se acompaña de patatas cocidas con piel y presentadas enteras cortadas por la mitad (cachelo o cachelos en plural). En ocasiones se pica ajo. Es frecuente verlo servido caliente, recién hervido, puestas las rodajas sobre una tabla de madera mientras sobre el montón se le rocía con abundante aceite de oliva (mediante el empleo de una alcuza), pimentón y se vierten algunos granos de sal gorda.

Es frecuente que se sirva acompañado de diversos palillos para que los asistentes puedan asignarse las rodajas de pulpo y servirse de ellas a modo de tenedor. Suelen servirse con el pulpo diferentes vinos tintos.

Es típico esta preparación en los días de Feria (junto con la empanada). Existen ferias señaladas como la de la Ascensión en Santiago de Compostela (La Coruña), las de Froilán en Lugo. Si la feria es de gran tamaño se suele empezar a cocer el día antes. Las pulperas -es tradicional que sean mujeres- suelen trasladarse con sus ollas de cobre y suelen colocarse en los laterales de la feria. Cada una de las pulperas introduce y saca el pulpo mediante un gancho de hierro. Es costumbre que se cuezan varios pulpos al mismo tiempo.